Connecticut necesita más maestros de ELL para la creciente población Hispana

viewpoints-336x83.png

English

Mientras celebramos el Mes de Herencia Hispana, les pido que piensen en lo que esto realmente significa. Específicamente, quiero que piensen en los miles de latinos jóvenes que ahora están en nuestras escuelas aprendiendo un idioma nuevo, un sistema de educación nuevo y una cultura nueva.

Los estudiantes aprendiendo inglés como segundo idioma no luchan solamente para aprender una forma nueva de comunicarse, sino también tratan de entender lo que significa ser estadounidense.

Yo sé porque yo era uno de ellos.

Mis padres son inmigrantes de El Salvador. El español fue mi primer idioma y durante mis primeros años en el sistema escolar público de la ciudad de Nueva York, fui clasificado como un estudiante del idioma inglés (ELL). Tomé clases hasta el tercer grado para aprender la lengua de mi nuevo hogar – igual como decenas de miles de jóvenes lo hacen ahora mismo por todo Connecticut.

Pero para comprender los desafíos únicos de un joven enfrentando un nuevo ambiente y una lengua completamente nueva, también es importante considerar lo que sus padres están viviendo.

Muchos de estos padres, incluyendo los míos, están aprendiendo inglés por sí mismos. Al mismo tiempo, batallan al comprender un sistema escolar desconocido. Muchos simplemente no pueden relacionarse con o abordar los desafíos únicos que enfrentan sus estudiantes ELL.

Aunque eran bienintencionados, a mis padres les faltaba el control del inglés necesario para entender el sistema escolar y abogar de mi parte. Este aislamiento pronto se reflejó en mi comportamiento y rendimiento escolar y tomó años de intervenciones para corregir mi camino.

La situación dentro de las escuelas tampoco está mucho mejor. En 2014-2015, el Departamento de Educación del Estado de Connecticut reportó que habían más de 34,000 estudiantes ELL a través del estado, con 70 por ciento de hispanohablantes entre ellos.

El mismo reporte indica que simplemente no hay bastantes educadores de calidad o programas diseñados para satisfacer las necesidades de estos estudiantes. Es terrible e injusto para los jóvenes batallando para aprender. A ellos les sobra potencial, pero sus oportunidades para el éxito académico son asfixiadas debido a un sistema que está configurado para fallarles.

Aún hay esperanza. Muchos estudiantes de Connecticut han encontrado esa esperanza en su escuela charter, la cual ofrece un ambiente de aprendizaje especial donde bastantes estudiantes del idioma inglés reciben el apoyo que ellos y sus familias necesitan. Estos son los tipos de servicios que podrían haber echo una diferencia para mí, es lo que me impulsa a hacer el trabajo que yo hago.

Integrated Day Charter School en Norwich, por ejemplo, atiende más estudiantes ELL que su distrito anfitrión, y el año pasado sus estudiantes sobrepasaron los alumnos del distrito anfitrión en las matemáticas y artes del lenguaje inglés.

Great Oaks Charter School en Bridgeport abrió sus puertas hace tres años, después de que el Departamento de Educación estatal pidió tener más escuelas charter que atendieran a los estudiantes ELL. A través de programas innovadores y apoyo para alumnos y sus familias, Great Oaks progresa en eliminar la disparidad entre estudiantes ELL y los que hablan inglés in casa.

Path Academy en Windham trabaja con estudiantes de edad superior a la norma y de créditos insuficientes; también tiene más estudiantes ELL que el distrito anfitrión. Estos son jóvenes que ya han o hubieran abandonado la escuela secundaria. Path trabaja sin descanso para guiarlos hacia el camino para graduar, con estructuras que apoyan las necesidades específicas de estudiantes ELL.

Aquí en Connecticut, los latinos constituyeron 15 por ciento de la población en 2014 y las cifras siguen creciendo. Según las últimas proyecciones del Censo de EE.UU, la población hispana crecerá hasta 28.6 por ciento en 2026.

¿Y la fuerza impulsora tras este crecimiento? La juventud hispana. Cerca de seis de cada diez hispanos en los Estados Unidos son ‘mileniales’ – definido como personas de 18 a 33 años de edad – o menor, por este motivo debemos invertir en servicios para ayudar a aquellos jóvenes a lo largo del camino. Nuestro futuro realmente depende en ello.

Nuestros charters trabajan duro, pero todavía hay tantos estudiantes ELL que podrían beneficiar de la opción de elegir una escuela que cumpla con sus necesidades únicas. Sólo la financiación equitativa y justa podrá permitirles esta opción.

Espero que nuestros legisladores tomen esto en pecho y hagan lo necesario para asegurar que las escuelas públicas charter de Connecticut sigan enriqueciendo las vidas de estudiantes ELL y sus familias.

José Alfaro es Gerente de Abogacía en Connecticut para Northeast Charter Schools Network. Establece relaciones con la comunidad, nuestras escuelas y nuestras familias.


This originally appeared on CT Viewpoints

Jose is the Connecticut Advocacy Manager with the Northeast Charter Schools Network.
See other posts related to Hispanic Heritage Month Media connecticut

Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.
Connecticut needs more ELL teachers for growing Hispanic population
Connecticut necesita más maestros de ELL para la creciente población Hispana
Read the blog at Extra Credit